Afinado industrial

El afinado es el paso que normalmente viene después del rebabado, aunque no tiene por qué ser así. Mediante una pasta mezclada con un chip de bajo poder abrasivo y el movimiento de la máquina vibratoria se consigue que los pequeños picos sobresalientes que pueden contener las piezas se vayan reduciendo ajustándose más a la superficie plana. Gracias a este proceso, conseguimos unas superficies mucho más uniformes y suaves al tacto.

Nuestras soluciones para el afinado industrial

En función del material que quiere ser afinado, utilizaremos un tipo de pasta u otra:

Una pasta abrasiva indicada para todo tipo de metales, inoxidables y latón dejando una superficie totalmente alisada. El poder abrasivo es algo menor que la CX – 37 pero deja un mejor acabado por lo que si queremos conseguir un mejor acabado optaremos, en general, por este tipo de pasta.

Una pasta abrasiva con funcionalidad parecida a la CX – 38 pero no similar en cuanto a composición se refiere. Se utiliza para todo tipo de metales férricos, inoxidables y latones dejando una superficie alisada en la pieza. Tiene un poder abrasivo más alto que la CX – 38 por lo que corta más y el proceso, en general, suele ser algo más rápido.