Cabinas de chorreo

Salas de chorreado y arenado para el tratamiento de superficies

Coniex desarrollamos e instalamos cabinas de chorreado a medida para el acabado superficial de estructuras de medias o grandes dimensiones, realizando desde el estudio previo de la aplicación hasta la construcción y puesta en marcha de las instalaciones.

Las cabinas de chorreo se utilizan para llevar a cabo tareas de chorreado y granallado y pueden ser diseñadas para el uso de distintos tipos de abrasivos y granalla.

Nuestra gran experiencia nos permite identificar las necesidades específicas de cada cliente para diseñar la cabina de chorreo ideal para su aplicación, tanto si se trata de un proyecto complejo que requiere una gran personalización, como si se requiere de cabinas estándar de diversos tamaños y versatilidad.

Los componentes habituales en una sala de chorreado son:

  • Estructura de la cabina y puertas para el acceso de piezas y personal.
  • La Sala de chorreado se construye con paneles de formato sándwich, que están revestidos con goma anti-abrasiva en su cara interior para garantizar su protección.
  • Se utilizan focos de bajo consumo cubiertos por cristales templados para la iluminación de la cabina.
  • La cabina viene equipada con cartuchos filtrantes de alta eficacia para la aspiración y ventilación de la sala de chorreo. Estos cartuchos incorporan un sistema de limpieza automática mediante aire comprimido.
  • Sistema para la recogida automática del abrasivo utilizado en la sala, gracias al cual se obtiene una importante reducción de los costes de producción y un incremento de la productividad. Este sistema puede ser manual o automático, dependiendo de factores como el tamaño de la sala, la producción requerida, la tipología de piezas, o el grado de automatización deseado.
  • El cuadro eléctrico de maniobras.

La aplicación principal de una cabina de chorreado es el tratamiento mediante granallado o chorreado de estructuras de dimensiones medianas o grandes. Estos procesos se llevan a cabo de forma controlada en el interior de la sala, que incluye un sistema de limpieza de la granalla.

Las cabinas de chorreo evitan los problemas asociados a los trabajos en exteriores, ya que realizar labores de granallado o chorreado en la intemperie puede provocar episodios de contaminación, o interrupciones en la productividad debido a la dependencia de las condiciones climatológicas

Otra de las grandes ventajas de las salas de chorreado es que al utilizar un sistema que recoge y reutiliza el abrasivo, se pueden utilizar abrasivos mejores y más eficientes, produciendo un importante abaratamiento del coste de dicho proceso.

Los aspectos más relevantes a la hora de diseñar e instalar una cabina de chorreo son los siguientes:

Cabina-contenedor

Una cabina de chorreado se compone de una cabina, que hace las funciones de contenedor. Esta cabina, se puede realizar de diversas formas y materiales, aunque los más utilizados son una estructura de acero y un cerramiento de paneles tipo sándwich que realizan una función extra de rebajar la rumorosidad.

Acceso a la cabina

Las puertas de acceso a la sala se suministran en diferentes formatos según cuáles sean las exigencias de cada aplicación, pudiendo ser articuladas (doble) o una puerta seccional especial.

La entrada de piezas también puede llevarse a cabo de distintas maneras, ya sea mediante railes, polipastos o carros de transporte especiales.

Protección y seguridad

Los paneles y puertas que conforman las cabinas de chorreo se dotan de un recubrimiento interno de goma anti abrasiva, que sirve como protección.

Iluminación

La iluminación se lleva a cabo con lámparas específicas para cabinas de chorreo, que son capaces de soportar impactos directos de granalla abrasiva y cuya efectividad no se vea afectada por el polvo generado en el interior de la sala.

Una buena iluminación es fundamental para el rendimiento y productividad de los operarios, por lo que estas lámparas se acostumbran a situar a metro y medio del suelo, punto de mayor eficacia para una buena visión del operario.

Gestión del polvo generado

La cabina de chorreado viene dotada de una instalación de filtración y tuberías de conexión entre la cabina y el filtro, que permite recoger el polvo que se genera durante el proceso de chorreado y gestionarlo, antes de enviarlo a la atmosfera, sin sobrepasar los límites de emisiones establecidos por las leyes vigentes.

Limpieza de la granalla

Otro de los elementos imprescindibles en una cabina de chorreo es el sistema de recuperación, limpieza y selección del abrasivo. Para llevar a cabo estas operaciones, se dota, total o parcialmente, a la instalación de un sistema de recogedores de vaivén colocados debajo del trames donde se encuentran los operarios. Estos recogedores dirigen el abrasivo a un elevador con cangilones, el cual se encarga de transportar el abrasivo a la parte superior de la instalación y allí, mediante un sistema de cribas y de cascadas, se realiza una limpieza que elimina las impurezas de la granalla. Adicionalmente, se descartan las partículas de granalla que debido a su forma o tamaño ya no sean válidas para continuar con un proceso de granallado óptimo.

Almacenamiento de la granalla

Una vez limpia la granalla, esta pasa a un tanque de almacenamiento y de este, por medios de las toberas, es enviada de nuevo a la arenadora, o conjunto de arenadoras, que han sido colocadas en el interior de la cabina en función del número de operarios que estén trabajando.

Cuadro de control

Finalmente, la instalación viene dotada de un cuadro eléctrico de maniobra y de control de las seguridades cumpliendo las vigentes normas.

Solicita más información sobre nuestras cabinas