Cabinas de Chorreado

Descripción del Producto

Coniex desarrolla e instala cabinas de chorreado a medida para el acabado superficial de estructuras de medias o grandes dimensiones, realizando desde el estudio previo de la aplicación hasta la construcción y puesta en marcha de las instalaciones.

La cabina de chorreado tiene su aplicación cuando necesitamos tratar estructuras de medias  o grandes dimensiones. Se hace de una forma controlada, tiene un sistema de limpieza de la granalla, así como un sistema ecológico al evitar realizar esta labor en la intemperie con los problemas generados, como contaminación y dependencia de la climatología, sin perder de vista que al utilizar un sistema que recoge y selecciona el abrasivo permite utilizar abrasivos mejores, produciendo incluso un importante abaratamiento del coste de dicho proceso.

Cabina-contenedor

Una cabina de chorreado se compone de una cabina, que hace las funciones de contenedor. Esta cabina, se puede realizar de diversas formas y materiales, aunque los más utilizados son una estructura de acero y un cerramiento de paneles tipo sándwich que realizan una función extra de rebajar la rumorosidad.

Protección y iluminación

Dicha cabina se dota de un recubrimiento interno de goma antiabrasiva que sirve como protección, y de una iluminación con lámparas especificas capaces de soportar impactos directos de granalla abrasiva y realizando una iluminación especifica a metro y medio del suelo, punto de mayor importancia para una buena visión del operario.

Gestión del polvo generado

Así mismo la cabina de chorreado viene dotada de una instalación de filtración y tuberías de conexión entre la cabina y el filtro capaz de recoger el polvo que se genera por el proceso de chorreado y gestionarlo antes de enviarlo a la atmosfera no sobrepasando los límites establecidos por las vigentes leyes.

Limpieza de la granalla

Otro de los elementos imprescindibles es el sistema de recuperación, limpieza y selección del abrasivo. Para lo cual, bien parcial o totalmente, se dota a la instalación de un sistema de recogedores de vaivén colocados debajo del trames donde se encuentran los operarios y dirigen el abrasivo a un elevador con cangilones, el cual se encarga de llevar el abrasivo a la parte superior de la instalación y allí mediante un sistemas de cribas y de cascadas realizar una limpieza de las impurezas de la granalla, así como el descarte de las partículas de granalla que por su forma o tamaño no sean válidas para el correcto granallado.

Almacenamiento de la granalla

Una vez limpia la granalla pasa a un tanque de almacenamiento y de este, por medios de las toberas, pasa el abrasivo a la arenadora o a las varias arenadoras que se coloquen en función de que trabaje uno o varios operarios.

Finalmente la instalación viene dotada de un cuadro eléctrico de maniobra y de control de las seguridades cumpliendo las vigentes normas.