ESMALTADO: PROBLEMAS Y SOLUCIONES

La amplia experiencia del Equipo Técnico de CONIEX formando y asesorando en técnicas de esmaltado nos ha permitido elaborar un decálogo de los problemas más comunes a los que se enfrentan nuestros clientes.. En este primer post os hablaremos sobre los problemas más habituales a la hora de esmaltar piezas para identificar cuáles son sus causas y mostraros las soluciones con el objetivo de ofrecer el máximo soporte.

Consideraciones previas: es importante trabajar a temperatura ambiente (20º a 25ºC) y con una humedad relativa máximo del 50. Para facilitar la aplicación del esmalte y homogeneizar el color, se recomienda calentar los botes de ESMALTEX entre 20º y 30º y agitarlos con movimientos oscilatorios suaves antes de usarlos. Agitarlos enérgicamente puede provocar la aparición de burbujas.

1. EL ESMALTE NO POLIMERIZA (NO ENDURECE)

La causa probablemente resida en que las proporciones de esmalte-catalizador son incorrectas. Para evitar esto, es muy importante utilizar una báscula y trabajar con las cantidades adecuadas siguiendo nuestras hojas técnicas.

2. ALGUNAS ÁREAS DE LA PIEZA ESTÁN POLIMERIZADAS PERO OTRAS NO

La mezcla esmalte-catalizador no se ha realizado correctamente. Realizar la mezcla de manera precisa durante al menos 60 segundos, para que quede completamente homogénea, es decir, que todas las moléculas de la resina se hayan unido a las moléculas de catalizador. Para ello, es importante utilizar un recipiente

adecuado al tamaño de mezcla. Siempre se debe poner primero la resina y a continuación añadir el catalizador. Es muy importante la forma de mezclar, ya que, si sólo se mezcla “en círculos”, al ser la resina más espesa que el catalizador, éste queda en la superficie y la resina no polimerizará correctamente. Hay que mezclar durante 1-2 minutos, de arriba hacia abajo con palitos, a ser posible cuadrados o espátulas planas, puesto que esto evita o minimiza las indeseadas burbujas.

Rascar el fondo y las paredes del recipiente para evitar que queden zonas no homogéneas.

3. SE GENERAN “AGUAS”, ZONAS MATE O VELOS BLANQUECINOS

Puede deberse a tres razones:

– que se haya añadido a la mezcla un exceso de catalizador

– que el catalizador haya hidrolizado

– que la humedad en el ambiente sea demasiado elevada

La solución pasa por realizar las mezclas con balanza, de forma precisa; disponer de un humidificador y asegurar el buen estado del catalizador antes de realizar la mezcla.

4. EL ESMALTE NO CORRE O CORRE POCO

La razón puede ser o que la mezcla sea muy densa o que la pieza esté muy fría. En estos casos, es conveniente añadir aditivo diluyente polimérico o en el caso de las piezas, calentarlas en la mesa de esmaltado a unos 60º antes de proceder a la aplicación.

5. BURBUJAS EN EL ESMALTE

BURBUJAS GRANDES, SIEMPRE EN EL MISMO SITIO

El motivo es que las piezas bien no son uniformes y tienen poros o que existe humedad en los mismos. La solución reside en asegurar que las piezas están bien fundidasy que, si se ha aplicado baño galvánico, éste se haya realizado correctamente.

Además, las piezas han de estar bien secas y libres de aceite. Por último, es recomendable cuando tenemos este problema calentar las piezas en una mesa de esmaltado a 80º terminar el proceso en un horno de esmaltado a 50º

BURBUJAS O MICROBURBUJAS EN LA SUPERFICIE DEL ESMALTE

La razón es que el aire de las burbujas no tiene tiempo de salir durante el horneado. Por eso es importante realizar la mezcla delicadamente y calentar las piezas antes de aplicar el esmalte. Se recomienda antes de colocarlas en el horno revisar las piezas y si queda alguna burbuja flamear con un pequeño soplete.

MICROBURBUJAS EN EL INTERIOR DEL ESMALTE

Se producen por agitar demasiado la mezcla y que entre aire en la misma. Aunque solo se aprecian en los colores transparentes, mezclando suavemente y manteniendo las piezas calientes evitaremos que aparezcan esas microburbujas.

 

Click aquí para ir a la segunda parte.