Lavado y limpieza de grasa en piezas metálicas

Coniex ofrece una amplia gama de soluciones y desengrasantes para el lavado y limpieza de grasa en piezas metálicas. La limpieza es una importante fase del acabado de piezas metálicas, ya que elimina la suciedad e impurezas que pueden hacer que la pieza no opere correctamente.

La solución más adecuada varía en función de cada caso, ya que son varios los factores que determinan que tipo de lavadora y desengrasantes van a ofrecer el mejor rendimiento. Entre estos factores, destacan el tipo de material de las piezas a limpiar y el tipo de residuo a eliminar.

En CONIEX le ayudamos a elegir el mejor proceso y el mejor producto para un adecuado lavado y desengrase de sus piezas metálicas. Disponemos de todo tipo de lavadoras industriales, así como de una extensa gama de desengrasantes capaces de limpiar todo tipo de piezas y metales distintos.

Descubra más en: Lavado y desengrase

Qué son la limpieza y el desengrase de superficies metálicas

El desengrase es la eliminación de la superficie del metal de todo tipo de suciedad presente o que se genera en la industria de procesamiento de metales, como por ejemplo aceites de corte, lubricantes, emulsiones de mecanizado, óxidos de metal, polvo, viruta, protectores anticorrosivos, etc.

Puede ser una operación de acabado superficial final, para presentar la pieza en las mejores condiciones posibles, o bien un acabado intermedio, previo a un tratamiento de acabado final como aplicación de pintura, galvanizado, etc.

Tipos principales de desengrase

1. Desengrase mecánico

    • Manual: paños, esponjas, brochas o cepillos impregnados en producto.
    • Centrífuga: elimina el aceite por centrifugación.
    • Por abrasión: usando el impacto de abrasivos sobre la superficie del metal mediante chorreadoras, granalladoras, vibradoras.

2. Aspersión: aplicar el producto desengrasante a presión sobre la superficie de las piezas que queremos limpiar.

3. En fase vapor: se basa en la creación de un flujo de vapor que se condesa sobre la superficie de las piezas a desengrasar arrastrando la capa aceitosa.

4. Inmersión: hace referencia a la colocación de las piezas en un tanque con el producto desengrasante; existen distintos tipos:

    • Tambores rotatorios
    • Agitación mediante ultrasonidos
    • Inmersión electrolítica
    • Inmersión en frío o con temperatura

Principales lavadoras para la limpieza de grasas

Hoy en día existen un gran número de tecnologías con las que llevar a cabo un proceso de limpieza y desengrase de superficies metálicas. Entre ellas destacan:

  • Túneles de lavado de piezas
  • Lavadoras con disolventes
  • Lavadoras con coclea
  • Equipos de lavados por ultrasonidos
  • Lavadoras hidrocinéticas
  • Lavadoras de mesa rotativa

En caso de ser necesario, se pueden diseñar lavadoras que combinen diferentes estaciones y etapas, así como incorporar otros procesos

 

Tipos principales de desengrasantes

  • Disoluciones acuosas alcalinas: consisten en una mezcla de diferentes sales de sodio o de potasio con detergentes (surfactantes) y aditivos como éteres de glicol, y quelantes. Tienen la capacidad de eliminar tanto contaminantes orgánicos como inorgánicos adheridos a las superficies metálicas. Entre el 80-90% de las aplicaciones de limpieza de superficies metálicas se puede llevar a cabo con este tipo de disoluciones.
  • Disoluciones ácidas: consisten en ácidos minerales, orgánicos o sales ácidas en combinación con surfactantes e inhibidores de corrosión. Este tipo de disoluciones se pueden aplicar en procesos de desengrase por inmersión incluyendo la inmersión electrolítica, por aspersión o manual, con o sin aporte de calor.
  • Disolventes orgánicos no clorados: grupo de desengrasantes que incluye los hidrocarburos naturales o sintéticos, surfactantes, inhibidores de corrosión y otros aditivos. Se conocen también como desengrasantes en emulsión, ya que durante el proceso de desengrase se requiere la aplicación de agua para el lavado, aclarado o ambos. Se utilizan en los mismos procesos de desengrase que las disoluciones acuosas alcalinas, es decir, en procesos de inmersión y aspersión.
  • Disolventes clorados: han sido ampliamente utilizados dada su capacidad de eliminar una gran variedad de grasas, aceites, ceras, etc., y por no ser corrosivos para el metal, ni inflamables, ni explosivos. Además, su uso tiene especial interés en los procesos de desengrase por vapor debido a que el punto de ebullición es suficientemente bajo en comparación con los aceites y grasas con el fin de que el vapor sea un hidrocarburo clorado puro, pero suficientemente alto para que el vapor se condense con facilidad en la zona fría, y con una densidad superior a la del aire para reemplazar el aire en la zona de vapor.

Selección del tipo de proceso y del producto desengrasante

La selección del proceso de desengrase y de los productos químicos a utilizar viene determinada por, entre otros factores relevantes:

  • Las características del aceite, grasa o suciedad a limpiar
  • El tipo de metal y la morfología de las piezas
  • El grado de limpieza requerido
  • El impacto sobre el medio ambiente
  • El coste económico
  • La cantidad de piezas
  • Las exigencias del tratamiento posterior a aplicar en las piezas (pintura, galvanizado, etc.)